Brownies veganos, sin azúcar y sin cocción. Parece imposible pero no lo es y además están deliciosos. 

Hoy cocine varias cosas

Primero, quise seguir aprovechando las bondades de mi nuevo cooking chef y preparé dos recetas que había visto durante la semana y me parecían interesantes y fáciles de hacer para el almuerzo. 
La primera fue un cake de espinacas con queso de cabra. Utilice el mezclador en forma de K del cooking chef que hasta ahora no había utilizado.
 
Se mezclan todos los ingredientes, harina, huevos, espinacas etc y luego se ponen en el horno en un molde de cake durante unos 50 minutos. 
 
También preparé al vapor un pescado con verduras que quedó muy rico. 
 
Se prepara en papillote, poniendo las verduras debajo, el pescado encima con unas rodajas de limón y se deja cocinar durante 20 a 25 minutos más o menos. 
 
Luego por la tarde quise preparar algo de postre y encontré una pagina de recetas veganas que se ve muy interesante. Se llama minimalist baker. En realidad no he visto aun si todas las recetas de esa pagina son veganas; pero por lo menos esta que prepare sí lo es. 
 
Gracias a mi nuevo robot cooking chef también fue super fácil de preparar. Con el procesador de alimentos (que antes no tenía) se muelen en segundos las almendras y las nueces y se puede formar la pasta que se necesita. 
 
Lo que me interesó también de la receta es que son unos brownies que no requieren cocción, por eso quise ensayar. 
Como en varias ocasiones, cambien algunos puntos de la receta. 
La receta original la preparan con nueces (walnuts), yo las cambie por nueces de cajun, por que igual de las otras no tenia y también hace mucho tiempo que no como de esas nueces pues en algún momento parece que me produjeron alergias (entonces prefiero no intentar).
 
 
Al final de la receta añaden más nueces en pedazos antes de meter a la nevera. Yo no las añadí. Pueden efectivamente dar mas crocante a los brownies pero no son indispensables. 
 
La mezcla (dough) para los brownies quedo muy bien y fue fácil de preparar. Se mete a la nevera como indicado y queda con buena consistencia y los brownies son fáciles de cortar. 
 
Sin embargo la ganache para la cobertura no me funcionó siguiendo los pasos indicados. Después de los 10 minutos en la nevera (y afortunadamente no fue el congelador como dicen en la receta que también se puede) la mezcla con chocolate estaba de nuevo tiesa y no se podia trabajar.
 
Lo único que pude hacer fue poner de nuevo esa mezcla sobre el fuego muy muy bajo para que se derritiera un poco y así pude añadir el azúcar pulverizada y mezclar. 
 
También es importante esparcirla lo mas rápido posible sobre los brownies pues se solidifica rápidamente. 
 
Para una próxima ocasión, creo que saltaré la etapa de meter la mezcla a la nevera. 
 
Con otras ganaches que he preparado también con leche de almendras la esparzo inmediatamente sobre lo que necesite ponerla pues sino se pone sólida rápidamente. 
 
Creo que en general los brownies quedaron muy bien. Los dátiles en pedazos al interior son muy ricos y dan además una textura agradable. 
 
Sin embargo creo que son muy dulces y tienen el sabor de chocolate muy muy concentrado así que hay que comer un pedazo bien pequeño.
 
Un brownie de tamaño “normal “seria demasiado pienso yo. 
Síguenos en redes sociales: